Arenga del Cura Merino en la batalla de Hontoria

¡Queridísimos soldados
del regimiento de Arlanza
que me habéis acompañado
por los campos de labranza
de las tierras de Castilla
y conmigo habéis sembrado
la minúscula semilla
de la trémula esperanza
que hoy día nos acompaña
de ver que de nuevo brilla
con fulgor y majestas
por los rincones de España
la luz de la libertad!
¡Españoles, españoles,
mujeres y hombres honrados,
labriegos y ciudadanos
de Hontoria de Valdearados!
Tenemos hoy hontorianos
en estos campos e Hontoria
una cita con la historia
que nos emplaza aquí mismo
a la defensa de España,
a la lucha y a la gloria,
al valor y al heroísmo,
a la endura y a la hazaña,
a la honra y a la fama
en la hora monitoria
de la patria atribulada
que en su socorro nos llama.
Mis amigos hontorianos:
Se dirigen hacia Hontoria
con sus sargentos gabachos
de abigarrados faldones
y ridículos mostachos,
centenares de polacos
ennortados y cabrones,
borrachuzos, mamarrachos,
gente mala, vil escoria
papanatas y morlacos
que han venido de muy lejos
para hacer de nuestra Hontoria
y de las tierras de España
tierra de pasto y conejos
de la pérfida guadaña
del Bonaparte felón.
Y no saben que esta tierra
desde el Aneto al Peñón
y del uno al otro mar
tiene ya dueño y señor
y aunque es tierra que sabe amar
y que cultiva la paz
no va jamás a aceptar
ver coronado al felón
borrachín, lerdo y cabrón
malandrín, fresco y tunante,
que reina en nuestra nación,
no aceptando mas ganancia
en esta hora que empieza
que mandarlo para Francia
con cabeza o sin cabeza,
mas con los pies por delante.
Que nosotros hontorianos,
no servimos a otra cosa
ni aceptamos más señor
que al Rey de España y a Dios
y a su madre milagrosa
que en la Virgen de la Serna
viva, santa, buena, hermosa
es la imagen viva y tierna
de Hontoria, España y de Dios.
De mi ya sabeis quien soy
porque muchos de vosotros
con los que vivo y estoy
de muy diverso jaez
me habeis visto alguna vez
en cometidos muy otros
que los que me veis hoy.
Aunque me veais de esta guisa
Yo soy el cura Merino
que si otrora iba pa santo
ahora va pa pecador
y aunque siga dando misa
con su nombre causa espanto
en todo pueblo vecino
y en todo el alrededor.
A muchos os he casado.
Arreglándoles sus líos
A otros os confesé
de vuestros muchos pecados
que no son más que los míos.
Con todos bebí del vino,
que luego en otro momento
para todos consagré
en el santo sacramento
que nos une en una fe.
A todos he bautizado
y a todos os comulgué.
Mas hoy amigos de Hontoria,
sin que siente parangón,
hoy se trata de otra historia.
que es arenga y no sermón
lo que os traigo en el zurrón.
Yo sólo puedo ofreceros
en tiempo tan rancio y duro
o el triunfo o el paredón.
Será muerte si es derrota,
hermanos os lo aseguro,
pues no han de poder vencernos
sin la vida arrebatarnos
sin sufrirnos, ni dolernos,
sin majarnos ni matarnos.
Y si es vida y no la muerte
entonces será victoria,
que no ha lugar a otra suerte
cuando lo que en juego está
es la honra y el honor,
la fama y la dignidad,
la hombría y el pundonor,
la justicia, la verdad,
la ley, la fuerza, el valor…
¡La patria… la libertad!
Aquí os emplazo hontorianos,
Aquí os emplazo españoles
a mostrar vuestros bemoles
y a exhibir vuestros reaños.
Que hoy toca arriesgar la vida
por mucho que sea bella
y que nos sea querida,
para salvarnos la honra
¿pues acaso quiere aquella
quien la vive en la deshonra?
Hoy la patria nos convoca,
mis amigos hontorianos,
contra el maldito francés
De Zaragoza a Gerona
De Móstoles a Lavapiés
De Cádiz a Barcelona
Desde Gata al Finisterre
De Burgos a Valdearados
¡Por nuestras bellas mujeres!
¡Por nuestro niños amados!
¡Por los cielos estrellados
que alumbraron nuestra infancia
y también nuestra vejez,
mandemos raudos a Francia
al presumido francés,
y que llore la arrogancia
y lamente de una vez
el haber plantado el pie
donde es España y no Francia.
Que hoy mis queridos hermanos
nos toca escribir la historia
de España a los hontorianos.
Y en los arcos del triunfo
que en el mundo entero haya
escribid con la cizalla
y labrad con vuestras manos.
Y que queden bien grabados
las letras de la victoria
y el nombre de la batalla:
¡¡¡Hontoria de Valdearados!!!
Gritad conmigo soldados
Gritad conmigo hontorianos
¡¡¡Viva Hontoria de Valdearados!!!
¡¡¡Viva España!!!
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s